FOTOGRAFÍA BIÓNICA

“La Tierra es Arte, el fotógrafo sólo es testigo”Yann Arthus-Bertrand

Las Fotos Biónicas son híbridos de plantas vivas y composiciones fotográficas desplegando diferentes facetas de la naturaleza. Las plantas se adhieren al soporte fotográfico a través de una serie de imanes de neodimio, y son por lo tanto, componentes dinámicos de la fotografía, que incitan al espectador a implicarse en el diseño final de la obra. La condición estática de la fotografía se ve afligida por la movilidad de las plantas que evocan el perpetuo (aunque imperceptible para el ojo humano) movimiento de los organismos que conforman el mundo vegetal.

La fotografía biónica es una obra viva e interactiva, transformada por los cambios y el crecimiento de la plantas que contiene, además de por su condición modulable. Nos permite observar las interacciones del Arte, con el hombre y la naturaleza, mientras exploramos el nexo entre la expresividad natural y la humana.

La planta en el lienzo es una alegoría del tiempo. A medida que crece, florece, se mustia y muere, las fotografías de paisajes o animales salvajes cobran vida. El paso del tiempo en estas composiciones es estéticamente impactante y conmovedor. Esta obra trata de promover la reflexión sobre el rol que el arte puede tener en el despertar medioambiental de nuestra sociedades y en la reconciliación de los seres humanos con la naturaleza.


Copyright ©